Una corona dental permite recobrar la funcionalidad de un diente con un tratamiento estético al ir colocada sobre el diente. También pueden ser utilizadas para proteger el diente o si está roto o desgastado. Hoy en día existen diversos materiales con los que son fabricadas las coronas dentales, pero ¿cuál es mejor? ¿Cuál elegir?


Es importante conocer sus características y diferencias para tomar la mejor decisión, así que te compartimos todo lo que tienes que saber sobre las coronas de porcelana y las coronas de zirconio.


Coronas de porcelana


Muy utilizadas gracias a que ofrecen una gran estabilidad de color, una baja conductividad térmica y gran resistencia.


Tiene como ventajas su ligereza y estética. Gracias a su material puede imitar bien el diente natural con resultados estéticos. También no presentan problemas con los tejidos de la boca, ya que no provocan alergias.


Por otro lado, cuenta con desventajas como el no ser recomendadas para dientes frontales y, al ser transparentes, no pueden reemplazar dientes oscuros.


Coronas de zirconio


Permiten sustituir a las aleaciones de metal y a las de porcelana gracias a que permite una mayor compatibilidad de la prótesis a nivel biológico, lo que quiere decir que la encía podrá tolerarla de mejor manera. También el riesgo de alergias se reduce.


Son coronas muy ligeras que al ser de un material blanco ofrece un resultado natural. Ofrecen una gran resistencia y una limitada adhesión de bacterias.


A la hora de comer alimentos calientes o fríos, las coronas de zirconio permiten que no tengamos sensaciones desagradables por la temperatura.


¿Quieres saber más sobre las coronas para poder elegir las mejores para ti? Contáctanos y agenda una cita para que uno de nuestros especialistas conozca tu caso y pueda hacerte una recomendación personalizada.